Propiedades de la carne de caracol.

¿Sabías que la carne de caracol, aparte de ser un manjar es un Superalimento?.

 

La carne de caracol ha sido consumida por el ser humano desde la más remota antigüedad. Así lo atestigua numerosos restos de conchas de caracol encontradas en distintos yacimientos prehistóricos. Incluso, durante el Imperio Romano, los caracoles eran considerados un manjar y eran ya cultivados en explotaciones.

Caracol de granja de la especie Helix Aspersa en nuestra explotación "Caracoles La Costa", en Calahonda, cerca de Motril (Granada). La carne de caracol de granja se caracteriza por ser más blanca, de mejor sabor y de más cantidad que el caracol silvestre.

Caracol de granja de la especie Helix Aspersa en nuestra explotación “Caracoles La Costa”, en Calahonda, cerca de Motril (Granada).

 

Que el caracol haya formado parte de la dieta humana desde tiempos tan remotos no es algo baladí. De hecho no es arriesgado calificar la carne de este molusco gasterópodo como de superalimento. ¡ Si, tal que suena!, ¿quieres saber por qué?. Te lo contamos, sigue leyendo.

 

 

Los romanos apreciaban la carne de caracol. Durante el Imperio Romano se consideraba un manjar y se criaban en explotaciones.

Durante el Imperio Romano se consideraba un manjar y se criaban en explotaciones

 

Como decimos la carne de caracol tiene las cualidades de un superalimento:

  • Contiene numerosos minerales y vitaminas fundamentales para el ser humano. Destaca la presencia de sales minerales de cobre, zinc, calcio, magnesio, hierro, fósforo y potasio entre otras. El alto contenido en hierro de los caracoles hace que este alimento sea especialmente recomendado para evitar la anemia ferropénica. En cuanto a las vitaminas podemos destacar la vitamina A, la vitamina E y la vitamina del complejo B.
  • Bajo contenido en grasa. La escasa cantidad de grasa de la carne de caracol, que varía entre el 0,5% y el 0,8%, es una de sus propiedades nutricionales y dietéticas más valoradas, comparada con otras carnes también bajas en grasas como la de ternera o de pollo, que contienen alrededor de un 12%.
  • Contiene ácidos grasos esenciales, como por ejemplo el ácido linoleico y linolénico. Además el 75% de la grasa presente en el caracol está conformada por ácidos grasos insaturados, un 57% compuesta por ácidos grasos poliinsaturados, un 15.5% de ácidos grasos monoinsaturados y un 23.5% de ácidos grasos saturados, lo cual nos muestra que la carne de caracol es un excelente alimento suplementario para la nutrición humana.
  • Contiene aminoácidos esenciales en la nutrición humana.  Diversas investigaciones han determinado la presencia, en la carne de caracol,  de diferentes aminoácidos fundamentales para el ser humano que el organismo de este no puede producir. Por ello a la carne de caracol se considera tan buena como la carne roja.
  • La carne de caracol tiene muy pocas calorías.  En comparación con la de ternera, la de pollo o el pescado, el aporte calórico de la carne de caracol es muy bajo, alrededor de 60-80 kcal por cada 100 gramos de carne de caracol, aproximadamente lo mismo que las 70-80 kcal por 100 gramos de media que aporta el pescado blanco y bastante menos que las 150 kcal de media por 100 gramos de la carne de vacuno.
  • Ayuda a reducir el colesterol alto.  El hecho de que como ya hemos dicho, esta carne tenga un bajo contenido en grasa, un bajo contenido calórico, que ayuda a combatir el sobrepeso, a la vez que micronutrientes minerales y vitamínicos que mejoran la combustión de grasas a nivel celular y metabólico, supone el que se convierta en un alimento digno de ser tenido en cuenta en cualquier dieta que busque reducir los problemas con el colesterol.

 

 

Como vemos, muchas son las propiedades del Caracol como alimento.  Ya dijimos al principio de este artículo que por algo el ser humano lo consumía desde los tiempos más remotos. Hoy en día en España, la cría del caracol para consumo humano, es una actividad ganadera más. La Helicicultura es reconocida como tal, no solo por la historia y por las leyes que poco a poco van regulando a este sector y dotándolo de las mismas herramientas y cautelas que cualquier otra actividad ganadera. También el mercado alimentario y la gastronomía reconocen la propiedades de la carne de caracol de granja, como parte de una dieta mediterránea saludable.

Y aquí decimos y remarcamos, Caracol de Granja, que aporta más ventajas que el caracol silvestre y que sin duda, también te interesa conocer. En este mismo blog, puedes conocer las ventajas del caracol de granja sobre el caracol silvestre.